Capítulo 3: El cuaderno de Darth Vader

cap3. El cuaderno de darth vaderAdemás de los pósters, en mi cuarto tenía un cuaderno. Con un Darth Vader en la portada y una nota que decía: “Escribe. Sobre tus cosas, de tus historias, o de nosotros. Pero escribe, como lo hacías antes”.

Si no había encajado mal las piezas del puzzle Suricato había huido a por una muchacha de ojos verdes montado en la nave de Clow. Efectivamente la nota estaba firmada por ella, como algunos de los pósters pintados a mano que tenía en mi cuarto.

Una historia. Una buena historia.

Realmente tenía ganas de hacerlo, pero no quería llenar el cuaderno de borradores. En el cuaderno iría la historia definitiva y mientras escribiría en folios sueltos.

-…y quilla, lo peor es que he perdido la práctica.

-¿Pablo, cuanto tiempo hace que no escribes?

Xio me miraba con los ojos abiertos. No se lo creía.

-Unos tres años y medio creo.

-¡Tú! ¡Tú no deberías haber dejado de escribir nunca!

Xio nos conocía a Suricato y a mí desde hacía más de quince años.  Nos conocía lo bastente bien como para saber que yo pagaba todos los platos rotos de Suricato, y que en contra del sentido común le seguía dando más platos e incluso cuando se agotaban, le daba la vajilla cara, la de invitados.

En otras palabras, que las culpas en el fondo eran mías.

En este caso también eran mías.

Por lo menos me alegró pensar que la historia de porque yo había dejado de escribir era en sí una buena historia.

Cogí un papel y empecé a apuntar datos sueltos. Al día siguiente ya tenía un caos de información que se repartía en folios, servilletas, páginas sueltas de cuadernos diferentes y un cartón de una carpeta de las azules.

Necesitaba algo más versátil.

Joder, tenía a mano este blog. Ahora sólo tenía que pasar todos los datos para empezar por algún lado.

Tenía tres datos de partida: una cárcel, un secuestro y una fecha.

2013.

Empecé a escribir.


<- anterioriniciosiguiente ->

Anuncios